Superpoderes

Mi jefa y yo somos fans de los superhéroes, desde Pantera Negra a Spiderman pasando por Batman, Hulk, Iroman y demás. Y en estas estamos esta semana (hace tan buen tiempo que nos cuesta trabajar…) ¿Quién no se ha preguntado alguna vez que superpoder mola más? ¿Cuál elegirías si tuvieras opción? Porque claro, hay algunos que molan más que otros.

Aquí os dejo una lista con mis conclusiones.

Inmortalidad: Este poder es una hijoputada. Siempre acabas solo y tienes que afrontar continuamente la perdida de tus seres queridos. ¡Y sino preguntadle a Christopher Lambert! Siempre perdía a sus mujeres, amigos, mascotas, y sospecho que a sus peluqueros.
highlander-billboard

Parar el tiempo: Descartado de inmediato. Lo bueno de tener tiempo es poder compartirlo con los demás sino ¿Qué sentido tiene? “La felicidad solo es real cuando es compartida”.

untitled

Teletransportación: En un chasquido te plantas en un pueblo de Soria o en la última planta del Empire State. Es el superpoder del turista por excelencia, pero… te podrías llevar a alguien o te teletransportas solo? Si me voy a Bora Bora no tiene ninguna gracia que lo tenga que hacer sola :/ Volvemos a la ley básica de “la diversión a solas es un asco”.

Invisibilidad: Si la tele transportación es el superpoder del turista, este es el super poder del voyeur. A mi así de partida me suena guarro. Pero si le pones alas poéticas al tema en plan… “¿Qué harías si no te vieran?…” Pues también me suena guarro. Pero además me suena a corrupción, robo, allanamiento, invasión de la intimidad… Tengo muchas dudas con este.
1933 The invisible man - El hombre invisible (ing) (lc) (ed 47) 06

Premonición (ver el futuro): Supongo que todos deseamos saber el número de lotería que va a salir pero… ¿Quién narices desea saber cuando va a morir? Mi jefa dice que la vida es como jugar un Texas Holdem Póker. Solo conocemos las cartas que tenemos en la mano, y tenemos que tomar decisiones con lo que suponemos que vamos a encontrar al levantar las del tapete. Nunca hay una certeza en el acierto (ni en el error), y nuestro instinto es la mitad de la jugada. Vamos, que la premonición es el superpoder de los cobardes, isn’t it?

Por último, mi favorito:

Leer la mente: Para mi trabajo sería una herramienta cojonuda. Saber que piensan los clientes es lo que todo creativo desea. Y además, me ahorraría mucho tiempo de desquicio saber WTF está pensando mi jefa, mi madre o incluso mi mecánico, que siempre creo que se inventa piezas del coche que no existen como Trócola y Árbol de levas (estoy segura de que son distritos de Mordor y sólo se ríe de mi).

Deja un comentario

Your email address will not be published.